domingo, 4 de diciembre de 2011

Fuentes de Kripan

FUENTES DE KRIPAN

Fuente de la Cruz,
al norte está Costarrada
Valdemuela en el Sur,
a un lado de la vaguada
apareces tú.
Decían los mayores:
“Por ser tan pura y dura
dañas la dentadura”.
Pero al llegar al depósito y a Valdemuela
eres saludable y buena.

En Carralaguen está la Fuente de los Curas,
además de las alubias
riegas cebolla y lechugas

Fuente de la Teja,
con el agua de los Curas
haces buena pareja.
Con pozos y retenciones
riegas puerros, acelga y caparrones.

Fuente de la Azkala,
al fondo del barranco
Y al lado izquierdo del río
En un lugar escondido
Ocultada por matorrales y espinos.

Fuente de Paulejas,
sin saltos, ni cascadas,
humilde como niño que va a gatas;
en la ladera del arroyo
ni coles, ni patatas.

Fuente de la Lleca,
quién te vio primero,
examinando el lindero dijo:
“Estás cerca del comunero
pero naces en Cripán”.
Si miras al cielo está San Tirso
acompañado del risco.

Fuente del Hayedillo,
Tras Peña Larga
entre el hayedo y camino
después de cortar la leña,
un placer comer el bocadillo.


Fuente del Nacedero,
además de abastecer al pueblo entero,
nos sirves de merendero.





Fuente del Encinadillo,
sales entre roca, cascajo y bierzo,
cuando llegas a la Azkala
crías los buenos cangrejos.

Fuente de Balanciego,
junto a la peña y hayedo
eres punto de encuentro
de turista y ganadero.

Fuente de San Jorge,
de caudal de cuerpo entero,
después de algunas razones y varias discusiones
te llevaron a Lanciego,
dejando la zona sin alegría y sin riego;
de la noche a la mañana,
todo seco como la retama.

Fuente del Canónigo,
¡cómo calmas la sed!
¡cómo enfrías el vino!
Naces entre la regadera del molino
y la nueva carretera.
En plena primavera
eres la protagonista
en la cercana chopera.


Fuente de la Matilla,
los animales al atardecer
a la vuelta de pacer
aprovechan para beber.
Esta gran fuente de ayer
está seca, y solo mana
cuando acaba de llover.

 En muchas de estas fuentes almorcé,
de todas ellas bebí,
y ojalá que
a nuestros nietos
les sigan quitando la sed.

Será tarea nuestra y de ellos
conservarlas para
futuras generaciones.
Buena señal será
pues el Mundo
vivo seguirá.

                                                                             
Silvino Fernández Loero
 Kripan, Agosto de 2011