miércoles, 10 de agosto de 2016

Poema en recuerdo a Urbano de Barriobusto

Javier Alonso nos manda esta composición poética en homenaje a Urbano de Barriobusto, fallecido el pasado mes de julio.

URBANO MARTÍNEZ APELLÁNIZ.
Javier Alonso. VIII  2016

Las amistades
como el amor
los pájaros del pensamiento
o el vino ya encamado en vidrio
y corteza de árbol
tienen sus propios senderos.
Sin embargo se entrecruzan
con sus dispares
con el correr de las palpitaciones.
Todo para  la grandeza
para la felicidad del mundo.
Algunos amigos
gozan de las dimensiones
de los olivos centenarios
otros más humildes en sus formas
crecen al amparo de pequeños
melocotoneros de viña.
Y todos, por definición cósmica,
nos desclavan de esa sensación
de pobres bichos
expuestos a la vida y sus sinrazones.
Por eso cuando algún cabo se rompe
cuando la tierra exige su diezmo
su impuesto de desolación
y nos arrebata alguna persona querida
se desmaya el alma
y el mundo se nos antoja más inhóspito
más cabrón.
Pero también ocurre
que si la viña es vieja
o el árbol bien plantado
no hay dios que arranque la raíz
de nuestro entendimiento
de hombres vulnerables.
Por ello no me cabe la menor duda
que cualquier día
al final de cualquier renque
por los altos andamios de las flores
me encontraré a Urbano
y charlaremos ya sabéis
de esto y de aquello
de todo y de nada
como hacen los amigos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario